Inicio..
® Fundación Sepec / Servicios de Perfeccionamiento y Capacitación 2006
Cienfuegos 51 / Fonos: (56-2) 562 2360
Requerimientos: Resolución 1024 x 768 px / flash plug in
Derechos Reservados

DESCRIPCIÓN
El “Programa de Educación Emocional en la Gestión y en las Prácticas Pedagógicas” (PROPE) ha sido un esfuerzo desarrollado por la Fundación Sepec del Arzobispado de Santiago, destinado a responder a los grandes desafíos planteados en las Políticas Educacionales del Gobierno de Chile, intentando encarnar las ideas fuerzas que se promueven en la Reforma Educacional: cambio curricular, equidad, formación valórica transversal y desarrollo de la conciencia emocional.
En este contexto se llevó a cabo una intervención en 10 colegios de la Quinta Región, proceso dividido en 4 etapas. En la etapa final se postuló la realización de una sistematización de lo conseguido y la evaluación de los logros en habilidades y competencias adquiridas por las personas e instituciones involucradas.

EQUIPO
Dentro del equipo colaborador PROPE se destacan:
•  Tania Stegmann
•  Winston Elphick
•  María Eugenia Baeza
•  Ingrid Espinoza
•  Miguel Harfagar

ESTADO
Levantamiento y sistematización de la intervención. Elaboración de módulos de trabajo.

CONTACTO
Equipo Coordinador:
Claudia Acevedo / [email protected]
6982664

IMÁGENES

TESTIMONIO
I.- Inicio…
Han sido innumerables las experiencias recogidas durante el desarrollo del Programa de Desarrollo Emocional. Nos hablan de personas que quieren caminar por la senda del encuentro consigo mismo y con los demás. Personas que tuvieron la audacia de internarse en la búsqueda de lo más profundo de su ser emocional.

Como en todo proceso nuevo, en un comienzo se trata de una invitación, y no deja de haber un cierto grado de desconfianza y recelo. Más aún cuando se trabaja con las emociones y los espacios más íntimos de nuestra vida:
La inteligencia emocional, tema un tanto extraño al comienzo… hoy lo comprendo o de a poco he comenzado a comprender” (Paola Sánchez, Colegio Terranova).

“C uando comencé con este programa, pensé que serían talleres, como tantos otros, que al final no entregaban mucho; pero creo bien en decir que me equivoqué…” (Patricia González. Educadora Diferencial. Escuela de Niños Canadá).

“Al inicio de este curso no tenía claro en qué consistía la pedagogía emocional, para mí no era más que aprender que el hombre tiene emociones, con nombres específicos y claros que debía aprender a manejar. Prejuicios y errores iniciales obvios, en quien desconoce”. (Daniela Varas. Colegio Terranova).

“Al principio, tuve dudas al tomar este curso, ya que había dejado un poco dormida mis emociones debido a una explosión de éstas no hace mucho tiempo atrás, pero poco a poco fue cambiando mi opinión y comencé a aceptar nuevamente, y con más agrado mis emociones, sobre todo aquellas que en su tiempo me provocaron mucho daño ”. (Elizabeth Briceño. Colegio Terranova).

Este curso parecía ser uno más de aquellos que generalmente se imparten en las unidades educativas. Sin embargo, a poco andar se transformó en un tiempo y espacio de crecimiento real, dedicado a la reflexión personal. Es una instancia que se espera con agrado”. (Mª Angeles Castillo, Colegio Terranova).

II.- Proceso…

Con el tiempo nos fuimos conociendo, entrando en confianza, es así como los lazos comenzaron a crecer y la desconfianza y el temor fue cediendo, especialmente el temor de trabajar con las emociones fue dando paso a la confianza, a la comunicación que enriquece, a la creación de sólidos lazos, que unen y construyen comunidad.

“Este año me encontré con esta maravillosa gente que nos acompaña en este redescubrimiento de lo importante que es saber manejar las emociones, en cada sesión el caracolito asoma más y más, con la seguridad de esa espontaneidad para expresar mis emociones ” (Nadime Stuart, Colegio Terranova).

“Al comienzo abrimos una puerta… nos encontramos con un camino, donde al recorrerlo vivenciamos diferentes experiencias, experiencias de vida, aquellas que te dejan sabiduría. Seguimos avanzando… y nos encontramos con nosotros mismos, logramos sacar nuestras experiencias y compartirlas”. (Noelia Ramírez. Colegio Terranova)

“Lo que ha pasado conmigo con el desarrollo del programa, ha sido muy grande, este curso ha sido muy satisfactorio, el hecho de conocer y trabajar las emociones, me ha servido para poder aplicarlo a mi vida personal, ahora puede enfrentar con mayor seguridad las situaciones complicadas, ya no hay tanto temor…” (Fabiola Cáceres, Colegio Terranova).

“Empecé a pensar mucho en mi vida personal, ya que el pasado ya pasó y el futuro no existe, es sólo el presente el que importa, por lo tanto lo importante es no quedarse estancada” (Carolina Lineros, Colegio Terranova).

“He podido darme cuenta de lo importante de las emociones, tanto en lo personal como en lo profesional. Se ha generado una situación comunicativa muy afable entre nosotros mismos como colegas. El darme cuenta de lo importante de las emociones va desde lo más interno hasta sobrepasar esa muralla llamada cuerpo”. (Paulina Sánchez, Colegio Terranova).

“Creo que aprendí a ir más allá del discurso clásico donde uno dice que maneja sus emociones, lo que llegué a descubrir es que hay que enfrentar, actuar y canalizar las emociones. Logre darme cuenta que solo de uno depende ser más persona, integrar las emociones propias y aunque muchas veces sea mirado de forma rara por sensibilizar lo que vive interiormente”. (Jorge Milla, Colegio Terranova).

III.- Y transferencia…
Y este gran descubrimiento, sin lugar a dudas es algo digno de compartir, de transmitir, de irradiar, como una lámpara que no se puede ocultar bajo una mesa, sino que su función es iluminar a los demás. Por ello una de los objetivos del programa es que los profesores lograran transferir sus experiencias a sus alumnos. Es así como nos relataban.

Para mi las emociones solían tener un lugar de poca importancia, el hecho de reconocerlas, logra en mi vivir de a poco de manera distinta, en mi hogar y con mis alumnos. Enseñarles a ellos pequeñas cosas como controlar sus emociones, reconocerlas, ser asertivos, son logros valiosos. Es una difícil tarea, pero proponérselo es lo importante y como todo lo que requiere un cambio se realiza en pequeños pasos ” (Paola Sánchez, Colegio Terranova)

“Al establecimiento he podido traspasar, reafirmar, evaluar, trabajar y complementar lo que se ha realizado en el taller. Por ejemplo: el conformar el Equipo de Gestión del establecimiento, tanto yo como mis colegas nos hemos dado cuenta que elementos debemos tener como grupo y para el trabajo efectivo. También nos ha ayudado el hecho de de reconocer y saber que todos podemos ser líderes… Esta misma información también me ha servido para el trabajo con los alumnos, también hemos tratado de ver, reconocer y valorar lo que uno puede aportar ”. (Patricia González, Escuela de Niños Canadá).

“Pienso que el mayor aporte es la autocrítica que uno es capaz de observar y aceptar de sí mismo. Cuestionamiento que nos impone desafíos éticos, en términos que nos exige ver en nosotros y en los otros a un igual, que nos exige estar bien en nuestro interior y luego en la comunidad”. ( Daniela Varas. Colegio Terranova).

En suma, son innumerables los testimonios que dan cuenta de este hermoso proceso vivido, donde se ha puesto en el centro el valor de la persona y su capacidad de vivir en conciencia y de transformar su propia existencia, optando por una vida mejor. Y ese proceso es comunitario, se construye con otros y se propaga hacia otros. Así paso a paso vamos construyendo el mundo más humano que queremos dejar a nuestros hijos.-

Mapa del Sitio Envíe un Correo Inicio